Colección Cervera

Rafael Cervera Royo. Foto: cortesía de la Real Academia Nacional de Medicina

Rafael Cervera y Royo. Foto: cortesía de la Real Academia Nacional de Medicina

Rafael Cervera y Royo (1828-1903) fue un médico, político y numismático español que destacó sobremanera en esas tres facetas de su vida. Como médico fue un eminente oftalmólogo, pionero de esta especialidad en España. Como político, llegó a a ser congresista y senador, desde las filas republicanas que abogaban por una regeneración de la vida social, cultural y política en aquella España que derrocó a Isabel II. Como numismático, reunió una de las más importantes colecciones de moneda antigua hispana del momento.

Nació en Valencia el 24 de octubre de 1828 y cursó la carrera de Medicina en la Universidad Literaria de Valencia, para trasladarse después a París, donde fue alumno de Fisiología del prestigioso Claude Bernard, y especializarse en Oftalmología. Es considerado uno de los padres de esta especialidad médica en España. Se estableció en Madrid en 1854, donde obtuvo el doctorado y ejerció su profesión con notable éxito. Su práctica privada le proporcionó un alto nivel de vida, pues sus emolumentos eran muy altos para la época al ser la materia incipiente en un país donde los oculistas escaseaban y se cotizaban. Miembro de la Academia de Medicina, asistente habitual a los Congresos Internacionales de Oftalmología, dejó escrito un “Manual de clínica oftalmológica”, y fue recompensado con la Cruz de Beneficencia por su comportamiento durante las epidemias de cólera de 1854 y 1855. De gran reputación profesional como clínico, seguramente su labor científica y docente se vio lastrada por sus inquietudes políticas, que le restaron tiempo y dedicación.

Efectivamente, desde el derrocamiento de Isabel II en 1869 participó activamente en política en la facción moderada del partido republicano federal, llegando a ser concejal, congresista y senador. Fue uno de los fundadores del Partido de Centro Republicano, y redactor habitual del periódico “La República Federal”. Vinculado a la corriente regeneracionista cultural de la época, fue también fundador de la Sociedad Antropológica Española, ligada intelectualmente a la Institución Libre de Enseñanza de Giner de los Ríos.

Denario de TuRIAZU. Gozalbes grupo V, 462a (mismo ejemplar). Ex-Cervera 1452, ex-HSA-12508, ex-Vico subasta 132

Denario de TuRIAZU. Gozalbes grupo V, 462a (mismo ejemplar). Perteneciente a la antigua colección Cervera (nº 1452), ex-HSA-12508, ex-Vico subasta 132

Y por último, en el campo que nos interesa, se puede decir que su figura como numismático se inscribe dentro del grupo de grandes coleccionistas de la segunda mitad del siglo XIX cuyos monetarios sirvieron de base para las importantes publicaciones y estudios de eruditos como Antonio Delgado, Alöis Heiss, Antonio Vives, etc… En aquellos momentos era muy importante la relación entre el estudioso, investigador o académico y el coleccionista, a la vez que empezaba a cambiar el perfil de éste: de ser una afición propia de nobleza o clero, la nueva burguesía conformada por médicos, oficiales, comerciantes, banqueros y togados, entre otros, va asumiendo costumbres hasta entonces propias de la nobleza o aristocracia. Como bien dice Gloria Mora en su magnífica semblanza de nuestro protagonista en “Rafael Cervera y el coleccionismo numismático en España” (Numisma 239, 1997, pp. 175-207) y de donde he extraído importante información para esta entrada: “Rafael Cervera es, así, prototipo del coleccionista de la época: un prestigioso profesional liberal con ambiciones políticas y grandes ingresos que dedica su tiempo libre y sus recursos a sus aficiones”. Además de monedas, es conocido también que coleccionó pintura. Fue amigo personal de Sorolla, el cual le realizó y dedicó un retrato.

Denario de AREKoRATaS. ACIP-1759. Col. Numisma. Ex-Cervera 60, ex-HSA 12534, ex-Vico subasta 131.

Denario de AREKoRATaS. ACIP-1759. Col. Numisma. Perteneciente a la antigua colección Cervera (nº 60). ex-HSA 12534, ex-Vico subasta 131.

La colección Cervera abarcaba moneda antigua griega, romana, púnica e ibérica y visigoda hispana en un número de unos 2000 ejemplares de buena calidad en general. En palabras de Vives “no hizo colección hasta su estancia de regreso en Madrid, ya acreditado en su carrera”. La fecha más antigua de compra que consta es de 1867, cuando adquiere piezas de Emporion a Estébanez Calderón. También nos cuenta ese autor cómo en la década de los sesenta del siglo XIX, el cambista Valentín Gil, de la calle Preciados 7 de Madrid, orientó su oficio hacia el comercio de monedas no ya con su valor intrínseco (como hasta entonces era lo habitual) sino como piezas de colección y le puso el nombre de Centro Numismático, publicando incluso un catálogo periódicamente. Se convirtió así en un punto de atracción para coleccionistas como Cervera. Otras compras las hizo nuestro doctor en alguno de sus viajes por la geografía española y europea, pero innegablemente su mayor éxito fue la adquisición de colecciones enteras, destacando las compras de las de Otín y Duaso y la de Pujol y Camps que sólo contenía iberorromanas. También de los monetarios del padre de éste, Joaquín Pujol y Santos, el de Antonio Filpo y Silva, y el de Miguel Tenorio de Castilla, entre otros. Del mismo modo, consta que adquirió parte del tesoro de La Capilla, aparecido en Carmona, de monedas visigodas. Asimismo compró una selección de la famosa colección de José Mª de Vera (que integraba el monetario de Antonio Delgado) y de la de Sánchez de la Cotera (antes de que Vives confeccionara su álbum de improntas).

Denario de TuRIAZU, Gozalbes grupo II, tipo 13a (mismo ejemplar), perteneciente a la antigua colección Cervera (1435), ex-HSA 12518, ex-Vico subasta 131

Denario de TuRIAZU, Gozalbes grupo II, tipo 13a (mismo ejemplar), perteneciente a la antigua colección Cervera (nº 1435), ex-HSA 12518, ex-Vico subasta 131

Su renombre como excelso coleccionista es atestiguado por los principales autores de la época. Celestino Pujol y Camps dejó escrito en el Boletín de la Real Academia de la Historia, tomo 5, 1884, refiriéndose a dos “ases” de LUTiAKoS: “Estos dos ejemplares ha poco tiempo que ingresaron en el escogido acopio de monedas ibéricas que con gran empeño y no menores dispendios viene juntando D. Rafael Cervera, cuyo monetario posee el del sr. Otin y Duaso, en otros tiempos muy nombrado”.

La Moneda Hispánica. Antonio Vives y Escudero.

La Moneda Hispánica. Antonio Vives y Escudero.

También Vives le menciona en su libro “La Moneda Hispánica” en varias ocasiones: “tuvimos la suerte de ver y estudiar a toda satisfacción, durante no días ni semanas, sino meses y aun años, la rica colección de nuestro inolvidable amigo don Rafael Cervera y Royo, quizás la mejor que se había formado en Madrid en aquella época. De ella sacamos improntas en su totalidad, pero especialmente de la hispánicas, y formamos un álbum que nos ha servido no poco durante los años 1894 a 1920, puesto que algunas de sus improntas han venido a completar las láminas de esta obra. Respecto de la colección misma, salió de España y hoy se guarda en la Hispanique Society de Nueva York. Dicha colección se logró a fuerza de constancia y no pequeños dispendios, hasta el punto de que me decía entonces su dueño que le costaba más de treinta mil duros, cantidad fabulosa en aquella época para tal clase de colecciones”.

Rue de la Paix, Paris, 1902. François Courboin

Rue de la Paix, Paris, 1902. François Courboin

La colección Cervera se vendió finalmente en París en 1902. Con la intención de evitar su dispersión y seguramente por mediación de Vives (amigo de ambos) y quizá a través del anticuario J. G. Meunier, la colección fue adquirida por el multimillonario norteamericano Archer M, Huntington. Así se lo contó éste a su amigo Jorge Bonsor en una carta personal fechada el 8 de marzo de 1902: “Posiblemente hayas oído que he adquirido las colecciones numismáticas de Cervera y Codera en París”. La noticia causó impacto pues fue mencionada incluso en el Bulletin International de Numismatique de 1902: “un rico coleccionista aficionado americano, M.H., ha adquirido la importante colección de monedas de la España antigua y moderna formada por Cervera, y asimismo la bella sección de moneda árabe de España formada por M. Codera y Zaidín. Se trata de una colección de una importancia equiparable a la de Vidal Ramón” (se refiere a la Vidal-Quadras).

Rafael Cervera falleció poco después, el 7 de febrero de 1903, en Barcelona, a donde se había trasladado en 1901 por problemas de salud.

De este modo, todas sus monedas acabaron integradas y mezcladas con el resto de la colección del magnate, conformada tras múltiples y variadas compras, y sin nada que las diferenciase o identificase del resto. Acabó así en los fondos de la HSA y, posteriormente, de la ANS en calidad de depósito (aunque se mezcló aquí con gran número de monedas, por lo menos conservó las referencias y etiquetas propias de la HSA). (Para más detalles, puedes ver la entrada de este blog sobre la Colección Huntington).

La Colección Cervera. Moneda antigua de Hispania.

La Colección Cervera. Moneda antigua de Hispania.

El trabajo de Mª Paz García-Bellido y William Metcalf, y un equipo bajo su dirección, ha conseguido la identificación e individualización de todos los ejemplares de la colección Cervera integrada en la de la HSA, y fruto de ello han publicado, a finales del 2014, “La Colección Cervera. Moneda antigua de Hispania”. Este libro resulta imprescindible para los que quieran profundizar en la biografía y monetario de nuestro coleccionista valenciano. Esta entrada en el blog no es sino un resumen y unas pinceladas que espero y deseo que animen a su lectura.

Como decía, el trabajo de estos dos importantes investigadores y por supuesto la existencia, afortunadamente, de dos elementos que aunque separados por más de cinco mil kilómetros de distancia pudieron ser analizados conjuntamente, fueron clave para resolver el problema.

American Numismatic Society

American Numismatic Society (New York). Antigua sede.

Por un lado, en la American Numismatic Society (ANS) de Nueva York se conservaba un manuscrito que registra las monedas de la colección Cervera. G. K. Jenkins había estado trabajando con él en su elaboración del Sylloge Nummorum Graecorum. Se trata de un documento de incuestionable valor, pues proporciona datos detallados del peso, diámetro, descripción de anverso y reverso, precio de compra, valoración y procedencia (con la identificación del coleccionista) y una numeración. Es lógico pensar que llegó junto con la colección Huntington para su estudio, a través de la Hispanic Society of America. Pero no es posible afirmar con seguridad ni la fecha de redacción ni su autor. En él figuran los nombres de 84 proveedores distintos, ya sean coleccionistas o comerciantes. El problema se planteaba en que no era posible identificar con seguridad en muchos casos a qué ejemplar exactamente se refería cada registro, al estar mezclados en la colección procedente de la HSA los pertenecientes antes a Cervera con los de otros orígenes.

Instituto Valencia de don Juan (Madrid)

Instituto Valencia de don Juan (Madrid)

Pero por otro lado, Mª Paz García-Bellido encontró en el Instituto Valencia de Don Juan (IVDJ) de Madrid el álbum de improntas de la colección Cervera confeccionado por Antonio Vives, primer director de la institución. En él figura la fecha de 1895, y muchas de ellas fueron utilizadas por él mismo para su obra La Moneda Hispánica, finalizada en 1906 pero no publicada hasta 1926, fallecido ya para entonces (la obra fue acabada por Gómez-Moreno tras el fallecimiento de Vives el 19 de mayo de 1925). De este modo ha sido posible conocer qué monedas de la HSA procedían de Cervera y establecer, con los datos del registro manuscrito, su pedigree.

Denarios ibéricos en la colección Cervera

Denarios ibéricos en la colección Cervera

De los casi 1600 ejemplares de la colección Cervera encuadrables dentro de la categoría de monedas antiguas de Hispania, 78 eran denarios ibéricos. La ceca más representada es la de TuRIAZU, con 13 ejemplares.

Tras un litigo entre la HSA y la ANS, finalmente la colección Huntington fue subastada por la casa Sotheby´s en un solo lote y adjudicado a un consorcio creado al efecto. Éste a su vez lo repartió entre sus componentes, quedando el grupo de moneda antigua hispana en manos de la casa Vico, que lo subastó en tres sesiones diferentes durante el año 2012. Toda la información detallada está en la entrada correspondiente a la colección Huntington de este mismo blog.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Colecciones, Generalidades y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s