Tesorillo de las Filipenses

También denominado tesorillo de Palencia III, su estudio fue excelentemente realizado por Manuel Gozalbes (del Museu de Prehistòria de València) en 1997, en el BSAA 63. Desde aquí mi agradecimiento por permitirme reproducir algunas imágenes y tomar prestados muchos datos para elaborar esta entrada.

La Congregación de las Religiosas Filipenses fue fundada en 1858 en Mataró tomando como inspiración la obra de San Felipe Neri (aprovechando que el Carrión pasa por Palencia, recomiendo la película italiana sobre la vida del santo, con música del inigualable Angelo Branduardi). La Congregación se fue expandiendo, y se instalaron en Palencia en 1914. En 1956 acometieron una obras para la construcción de un nuevo convento y colegio. En el transcurso de estas obra, dirigidas por el arquitecto local Luis Carlón Méndez-Pombo, apareció el tesorillo de alhajas y monedas celtibéricas que ahora trataremos.

El coronel de ingenieros de armamento José Manuel Villegas y Silva, que colaboraba con la Comisaría Gral. de Excavaciones Arqueológicas, escribió unas notas en enero de 1957 respecto a dicho descubrimiento, que son la primera referencia escrita que se tiene de él. Dicho manuscrito se encuentra ilocalizable, pero Raddatz copió en su momento los datos más importantes. En él se precisa que apareció a primeros de agosto de 1956 al hacer la excavación del sótano que lleva al edificio destinado a colegio. El conjunto pesaba 1,54 kg de plata y 15,8 g de oro, y las alhajas y las monedas se hallaban en dos vasijas independientes. Hace constar la existencia de una tradición oral en Palencia que hablaba de un tesoro enterrado en dicho solar. Antes de que trascendiera el hallazgo a los encargados de las obras, sabemos que se ocultaron algunos de los objetos encontrados, pues fueron devueltos posteriormente un fragmento de cadenilla y dos pendientes de oro. En el momento del descubrimiento, todos los objetos estaban íntegros, pero algunos se rompieron fruto de la excavación y se perdieron muchos de los pequeños fragmentos.

Raddatz1  Raddatz2  Raddatz3  Raddatz4

 Copia realizada por Raddatz del manuscrito de Villegas. Gentileza de M.Gozalbes. (click para ampliar)

Señala que el solar se halla sobre una zona romana con industria y viviendas. La profundidad de la capa fértil llega hasta los 1,30 a 3,0 metros por debajo del nivel actual, y más abajo es ya terreno virgen formado por cascajo, arcilla y arena, acarreo del río Carrión. La obra exigió descender a los 3,75 m, y a una profundidad de 3,35 se encontró una de las vasijas, y, al día siguiente, a la misma profundidad y muy cerca, la segunda. A continuación, describe la estratigrafía de la zona. El dato a destacar es que el estrato al que apareció el tesorillo era ya virgen y estéril, no era a nivel ocupacional, y el ocultamiento fue intencionado pues su autor tuvo que cavar.

Tesoro de las Filipenses. Museo de Palencia (depósito de la RR. Filipenses).

Tesoro de las Filipenses. Museo de Palencia (depósito de la RR. Filipenses).

La primera vasija encontrada, de forma biglobular, contenía 42 monedas, que pesaban 138,6 g. Dice que son de las cecas de “Segobriga 19, Turiaso 18, Aregrad 4 y Arseas 1”.

La segunda vasija, más grande y de “barro algo poroso y pintada”, contenía: tres adornos, fragmento de collar y dos pendientes de oro, nueve torques de plata, siete brazaletes y algunos fragmentos, cinco aros pequeños, y una fíbula de arco.

Hasta aquí los datos que recogió Villegas en su manuscrito. En resumen, da una descripción estratigráfica detallada y describe el contexto del hallazgo. Analiza pormenorizadamente las joyas (cosa que no he incluído aquí), pero de las monedas solamente da el número de ejemplares por ceca y el peso total. Lo más interesante es que al final resulta ser la única referencia de la presencia de la ceca de Arsaos en este tesorillo.

Finalmente el tesoro acabó dispersado en tres lotes:

1- Sabemos que parte del tesorillo se lo quedaron quizá uno o varios obreros antes de dar parte a los responsables de la obra (aunque se devolvieron un par de alhajas, como hemos señalado). Algunas joyas compradas por el MAN en 1956 al anticuario de Córdoba Juan Rodríguez Mora provenían de Palencia, según sus declaraciones, y coinciden con las descripciones del manuscrito de Villegas. Da noticia de ello Almagro Basch en MMAP 16-18, 1955-57, Madrid 1960, pp.31-33.

Se trata de un pendiente de tipo arete de oro y una fíbula tipo La Tène I, del mismo material. Publicamos sus fotografías, realizadas por Ángel Martínez, gracias al proyecto CER.es del Min. Cultura (www.ceres.mcu.es).

Ya sabemos que ambas alhajas del MAN pertenecían a este tesorillo. Ahora bien, si los trabajadores se apropiaron de más joyas o denarios no lo sabemos, y estarían ilocalizables.

2- Las RR. Filipenses se quedaron con 38 denarios: 19 SEKoBiRIKeS, 17 TuRIAZU y 2 AREKoRATa. Desde el año 1996 se encuentran depositados en el Museo Arqueológico de Palencia, junto con el resto de las piezas del tesorillo que conservaban: los dos recipientes cerámicos, 6 torques de plata, 1 brazalete fragmentado, y dos pulseras también de plata.

3- El arquitecto Luis Carlón se quedó con 13 denarios. Seis de ellos se dispersaron hace mucho tiempo (según información facilitada por la familia) y están ilocalizables. Los otros 7 se reparten así: 5 SEKoBiRIKeS y 2 TuRIAZU. El 11 de febrero de 2010 la familia Carlón depositó estos ejemplares en el Museo Arqueológico de Palencia, junto con el resto de las joyas del tesorillo que permanecía en su poder: tres torques, tres pulseras, una fíbula y fragmentos de un brazalete, todo ello de plata, y tres piezas de oro (dos arracadas y una cadeneta).

Tenemos, por tanto, localizadas 45 monedas, todas ellas hoy en el Museo de Palencia. Es el mismo número que inventarió Raddatz en su publicación de 1969 sobre los tesoros peninsulares de época republicana (en alemán). Si sumamos las que se desprendió el arquitecto Carlón, seis según fuentes familiares, resultan 51, que es el número que indica Almagro Basch en su publicación citada de 1960: “Formaban dicho lote, que no es del caso estudiar aquí, 51 denarios ibéricos del jinete con lanza, torques y brazaletes de plata (muchos de ellos oxidados y muy destruidos) y dos fíbulas de oro: una de ellas la que ahora publicamos, y otra que se conserva en Palencia en manos de particulares. Al MAN vinieron a parar, vendidas, un ajorca amorcillada y una fíbula de oro que ahora vamos aquí a describir”.

Denarios del tesorillo de las Filipenses. Museo de Palencia. (Foto: David Raúl Esteban Redondo)

Denarios del tesorillo de las Filipenses. Museo de Palencia. (Foto: David Raúl Esteban Redondo)

La distribución del total por cecas sería entonces: 24 SEKoBiRIKeS, 19 TuRIAZU y 2 AREKoRATa, más 6 no determinadas. Aquí surge un problema. No hay coincidencia con el informe de Villegas (que habla de 19, 18 y 4 respectivamente, más 1 ARSAOS), aunque se aproxima a las que se quedaron las monjas (19, 17 y 2). Comprobamos también que Villegas no llegó a tener acceso a la totalidad de monedas que aparecieron, pues sólo habla de 42 ejemplares. Eso sí, parece que, como mínimo, hemos de sumar ese denario de ARSAOS al total del tesorillo. En definitiva, no podemos conocer con exactitud el número de ejemplares y cecas del tesorillo, pero como mínimo constaría de los 45 depositados hoy en día en el Museo de Palencia, más los seis de los que se desprendieron los Carlón, más el ARSAOS , y quizá también otros dos AREKoRATa, pues Villegas menciona cuatro.

Su composición a base de joyas y denarios ibéricos, la distribución de sus cecas y la ausencia de denarios romanos, son las típicas de los denominados tesoros meseteños ocultados con motivo del conflicto sertoriano (80-72 a.C) en territorio vacceo. De todos modos, no se puede descartar otra cronología. La falta de denarios romanos viene a dificultarla además. Los últimos estudios arqueológicos retrasan la datación de los estratos más antiguos hallados en Palencia al siglo I d.C.

Comprobamos que el atesoramiento descansaba fundamentalmente en las alhajas, y sólo una mínima parte en las monedas (155 g frente a 1,54 kg de plata en joyas, además de los 15,8 g de oro), lo que podría hablar en favor de que en esta zona se practicaba más el trueque que el uso de la moneda. Ya sabemos que los vacceos no acuñaron piezas de ningún metal.

Joyas de la colección Carlón, del tesorillo de las Filipenses.  Museo de Palencia

Joyas de la colección Carlón, del tesorillo de las Filipenses. Museo de Palencia

Como ya comenté al hablar del tesorillo del Cerro de la Miranda, se pensó que quizá estos dos hallazgos fuesen en realidad uno sólo. En ambos las circunstancias se rodearon de cierta confusión intencionada. Me remito a lo que señalé allí, pero puedo añadir que el anticuario que proporcionó al MAN las joyas de aquél y la fíbula y el arete de éste era el mismo individuo, el popular personaje cordobés Juan Rodríguez Mora, lo que apoyaría la tesis de que se tratase de un único hallazgo. Sin embargo, hoy en día se consideran definitivamente tesorillos independientes: Por un lado, hay que insistir en que el único indicio seguro, el estudio de cuños, habla en sentido contrario y este es un dato objetivo. Pero es que además, en 2012, Pérez y G. Delibes han podido certificarlo gracias a las declaraciones de un testigo (ver Comentarios de la entrada del Tesorillo del Cerro de la Miranda).

La vaccea Pallantia fue ciudad de “gran valor y opulencia” según Apiano. También Plinio la menciona como importante ciudad vaccea. Sus jinetes plantaron cara tanto a Lúculo (151 a.C.) como a Escipión (134 a.C.), y las tropas de Lépido y Bruto fueron masacradas a sus puertas (137 a.C.). En el conflicto sertoriano (80-72 a.C.) Pallantia, partidaria de Sertorio, padeció el asedio de las legiones de Pompeyo que quemaron sus murallas hasta que la llegada de aquél las hizo huir. Ya en el 72 a.C., de nuevo Pompeyo, con 60.000 hombres, logró conquistarla.En la actual Palencia no se ha constatado hábitat vacceo, ni se han encontrado registros anteriores al siglo I d.C. , por lo que algunos autores sitúan Pallantia en Palenzuela, a 43 km. Otros hablan de dos Pallantia, una vaccea (actual Palencia) y otra arevaca (Palenzuela), apoyados en Estrabón.

En 15 de los denarios (10 TuRIAZU y 5 AREKoRATa) Gozalbes señala que se aprecian manchas cobrizas, en algunos casos muy pequeñas, que no se corresponden con las habituales de las piezas forradas. Podría tratarse de una aleación baja o irregular, o ser realmente forradas, pero no lo parecen. 

AREKOx375 y 376Los dos denarios de AREKoRATa presentes en este tesorillo se clasifican en el ACIP con el nº 1774. En el anverso, tras el busto varonil de peinado celtibérico (pares de arcos concéntricos), hay un círculo con un punto central, que se correspondería con el signo ibérico Ku (o un símbolo solar quizás). En el reverso, al jinete lancero se le ven ambos pies y la leyenda AREKoRATa en una sola fila (el ACIP-1773 tendría sólo un pie visible). Sus pesos son 3,72 g y 3,27 g, y sus ejes de cuño 1h y 11h, respectivamente. Ambos proceden de la religiosas.

Paloma Otero, en el estudio de las emisiones de esta ceca, los sitúa en su serie VI, la última y también la más abundante. Esta serie muestra una buena calidad de acuñación, y se conocen más de 90 cuños de anverso y más de 115 de reverso. Las fechas estimadas de emisión se sitúan entre el 125 y 100 a.C. La localización más probable de la ceca es el yacimiento de Muro de Ágreda, que posteriormente pasó a ser la romana Augustobriga, pero en aquellos tiempos celtibérica (arevaca o quizás pelendona, no está claro).

 

Respecto a los denarios de SEKoBiRIKeS, yo utilizo mi propia clasificación tipológica, basándome en el número de rizos del busto del anverso y en cuántos puntos hay entre su cuello y el creciente (de 0 a 3), y en el jinete lancero del reverso, si porta clámide o no, y si se le ven dos pies o uno sólo. 

En las fotografías de los vaciados de escayola de los ejemplares, que Gozalbes  gentilmente me ha permitido reproducir aquí, a veces resulta difícil valorar bien el número de torques y de puntos del anverso, y en algunos casos hasta el número de rizos. De todos modos, voy a intentar clasificarlos combinando mi método con el del ACIP.

Los siguientes 9 ejemplares presentan en el reverso un jinete sin clámide y con un sólo pie visible.

De ellos, los cuatro primeros no presentan ningún punto entre cuello y creciente, así que serían del tipo ACIP-1869. Los dos primeros tienen un busto con peinado de 5 rizos, mientras que los dos últimos muestran un adorno de rayas entre sus 8 y 8 1/2 rizos.

Filipenses_x418 5r0 1pS Filipenses_x393 5r0 1pS Filipenses_x395 8r0 1pS Filipenses_x388 8r y medio 1t 0 1p S

 De izq. a dch. y de arriba abajo pesan 3,50 g, 3,69 g, 3,70 y 3,45 g. Eje: 12 h, 12 h, 9 h y 7 h. El tercero y cuarto presentan manchas cobrizas (según anota Gozalbes), y todos procedentes de las religiosas filipenses excepto el primero, del arquitecto Carlón.

 

Los cuatro siguientes sí presentan un punto entre cuello y creciente: serían ACIP-1870. Los bustos tiene un peinado con 7 1/2 , 6 2/2, 6 y 5 rizos, respectivamente. Pesos: 3,69 g, 3,23 g, 3,94 g y 3,78 g. Ejes: 12 h, 2 h, 2 h y 12h. El último presenta manchas cobrizas. Todos proceden de las religiosas filipenses excepto el segundo, del arquitecto Carlón.

Filipenses_x383 8r1 1pS Filipenses_x420 7r1 1pSFilipenses_x381 6r1 1pS Filipenses_x377 5r1 1pS

 

9r-3/1p-S

9r-3/1p-S

Por último, el siguiente ejemplar presenta tres puntos entre creciente y cuello. El jinete muestra un pie, y no lleva clámide. El busto parece que presenta peinado de nueve rizos. Pesa 3,71 g y su eje de cuños es a las 3 h. Procede de las religiosas filipenses. Es un ACIP-1872.

 

Los siguientes cuatro denarios de esta ceca siguen presentando un jinete sin clámide, pero ahora tiene los dos pies visibles: ACIP-1873. Todos tienen el busto con peinado de seis rizos, y sólo el segundo lleva un punto entre la nuca y el creciente lunar. Sus pesos son 3,21 g, 3,31 g, 3,22 g y 3,45 g. Sus ejes de cuño 3 h, 1 h, 3 h y 12 h. Los dos últimos proceden del arquitecto Carlón, y el resto de las religiosas filipenses. El último de ellos tienen un arte peculiar para esta ceca.

Filipenses_x386 6r0 2pS Filipenses_x389 6r2p 2pS Filipenses_x408 nose 2pS Filipenses_x419 6r0 2pS

 

ACIP-1874

ACIP-1874

ACIP-1874

ACIP-1874

Los tres próximos denarios de esta ceca presentan una peculiaridad interesantísima. El jinete del reverso sigue sin portar clámide y enseñando ambos pies, pero en el peinado del busto del anverso, escondido entre los rizos, hay una sorpresa: en los dos primeros, una letra ibérica que algunos interpretamos como el signo (invertido) que representa el sonido S (es decir, algo así como el dibujo de una W) y otros como el del sonido M (una W con un palito). En 1995, en los Anejos de la AEspA XIV, Paloma Otero publicó “Una firma de grabador en los denarios de Sekobirikes”, en donde describió esta variante en siete cuños distintos. Se clasifica como ACIP-1874, en el Corpvs no venía.

Estos dos ejemplares creo que comparten cuños, al menos de anverso. Sus pesos respectivos son de 3,74 g y 3, 44 g, y en ambos el eje de cuños es a la 1h. El primero muestra manchas cobrizas, según describe Gozalbes. Ambos provienen de las religiosas filipenses.

92 copia2 Os muestro ahora un denario de mi colección, en el que se aprecia más claramente la marca W (una M invertida, a mi parecer). Todos estos denarios presentan un busto con 9 rizos y un jinete sin clámide y los dos pies visibles, y su diseño es de los de mejor arte en esta ceca.

En el tercer ejemplar la marca que aparece es el símbolo creciente lunar. Procede de las filipenses. Pesa 3,86 g y su eje de cuños es también a la 1h. Presenta manchas cobrizas. No viene en el ACIP. Tendremos ocasión de hablar de este tipo de ejemplares en una futura entrada de este blog. Los grabadores griegos y romanos a veces también colocaban este tipo de marcas en lugares poco visibles.

Variante con creciente entre los rizos

Variante con creciente entre los rizos

 

Variante de busto de 6 rizos, y jinete con dos pies y clámide.

Variante de busto de 6 rizos, y jinete con dos pies y clámide.

Los últimos ocho denarios de esta ceca tienen un jinete que sí porta clámide, y se le ven ambos pies. Villaronga los clasifica como ACIP-1875. Sus pesos son 3,78 g, 3,49 g, 2,78 g, 3,48 g, 3,19 g, 3,20 g, 3,49 g y 3,54 g. Sus ejes: 12-12-12-12-12-12-12-1 h. Sólo el quinto procede de la familia Carlón. Vemos en todos ellos que la cabeza es pequeña en proporción al cospel, con un cuello estrecho y alargado, característico de esta variante.

Variantes de busto de 6 rizos, y jinete con dos pies y clámide.

Variantes de busto de 6 rizos, y jinete con dos pies y clámide.

Variantes de busto de 6 rizos, y jinete con dos pies y clámide.

Variantes de busto de 6 rizos, y jinete con dos pies y clámide.

Igual que las seis anteriores, pero con un punto entre busto y creciente.

Igual que las seis anteriores, pero con un punto entre busto y creciente.

En este tesorillo no hay ejemplares del tipo jinete con clámide y un sólo pie visible, y que tampoco vienen catalogados en el ACIP. En el tesorillo del Cerro de la Miranda tampoco había. Os muestro aquí un ejemplar de mi colección.

21 copia

Ya dije que la localización de la ceca era muy probablemente el Alto de San Pedro, en Pinilla Trasmonte (Burgos), en el territorio celtibérico de los arévacos. La cronología de las emisiones de sus denarios se sitúa entre el último tercio del siglo II a.C y principios de siglo I a.C.

 

Tenemos, por último, 19 denarios de TuRIAZU en el Museo de Palencia pertenecientes a este tesorillo. No se han encontrado restos arqueológicos celtibéricos significativos en el núcleo urbano actual de Tarazona, por lo que quizá la ceca haya que situarla en el yacimiento de La Oruña, en la cercana Vera de Moncayo. Desde luego, el municipio romano de Turiaso, en la propia Tarazona, fue ceca provincial, pero sus acuñaciones son muy distintas a los de la ceca celtibérica de los lusones que nos ocupa. 

Como ahora veremos, a diferencia del tesorillo del Cerro de la Miranda, la mayoría de estas piezas pertenecen a la fase final de la clase V de Gozalbes.

Incluso hay tres ejemplares de la clase VI. No hay más que un ejemplar del tipo “Alagón” (de fases iniciales de la clase V). El denario más temprano es el tipo 119, sí pertenece a ese período inicial de acuñación de la clase V, pero los siguientes son ya a partir del tipo 244. El punto de arranque de las emisiones del grupo V se sitúa en torno al 120-115 a.C, y las del grupo VI se supone que están relacionadas con la producción destinada a sufragar el conflicto sertoriano y su inicio se estima hacia el 80 a.C.

Grupo V de Gozalbes. Tipo 119e y 244b

Grupo V de Gozalbes. Tipo 119e y 244b

Grupo V de Gozalbes. Tipo 285e y 303c

Grupo V de Gozalbes. Tipo 285e y 303c

El peso de estos cuatro ejemplares es de 3,59 g, 4,06 g, 3,76 g y 3,04 g. Sus ejes de cuños son 12h, 11h, 3h y 12h. Todos provienen de las religiosas, y, excepto el primero, presentan manchas cobrizas.

Los siguientes cuatro ejemplares pesan 3,68 g, 3,55 g, 3,33 g y 3,22 g, y sus ejes de cuños son 2-3-2-1 h. Los dos primeros presentan manchas cobrizas, y sólo el último proviene de la familia Carlón. Los dos últimos comparten cuño de reverso.

Grupo V de Gozalbes. Tipo 382a y 417Ba

Grupo V de Gozalbes. Tipo 382a y 417Ba

Grupo V de Gozalbes. Tipos 430a y 431a

Grupo V de Gozalbes. Tipo 430a y 431a

 

Los ocho denarios siguientes pertenecen a las últimas emisiones del grupo V.

Grupo V de Gozalbes, tipos 562a, 572f, 589d y 592a

Grupo V de Gozalbes. Tipos 562a, 572f, 589d y 592a

Sus pesos son: 3,28-2,92-3,30-3,06-3,26-3,26-3,36-3,50 g , y sus ejes 6-1-1-1-7-1-3-1 h.

Grupo V de Gozalbes. Tipos 595d, 597a, 608a y 609d

Grupo V de Gozalbes. Tipos 595d, 597a, 608a y 609d

Sólo el primero proviene de Carlón. Este primero y el penúltimo comparten cuño de reverso. El último presenta manchitas de cobre.

 

Y, para finalizar el repertorio, los tres denarios del Grupo VI de Gozalbes.

Grupo VI de Gozalbes, tipo 644d

Grupo VI de Gozalbes, tipo 644d

Se caracterizan porque las patas traseras del caballo se apoyan directamente sobre la línea de exergo de la leyenda, en lugar de ir recogidas y sobre la leyenda. Tanto el grupo V como el VI pertenecen a la serie que lleva las letras ibéricas correspondientes al sonido Ka-S-Tu repartidas por detrás, debajo y delante del cuello del busto del anverso, respectivamente.

Grupo VI de Gozalbes, tipo 646f

Grupo VI de Gozalbes, tipo 646f

Este grupo VI es la última emisión de denarios de esta ceca, y ya he comentado que posiblemente se relacione con las guerras sertorianas (80-72 a.C).

Sus pesos son: 3,20-2,98-3,56 g y sus ejes 3-2-12 h. Los tres presentan manchas cobrizas, y provienen de las religiosas filipenses. Los dos últimos tienen el mismo cuño de reverso.

Grupo VI de Gozalbes, tipo 647a

Grupo VI de Gozalbes, tipo 647a

Como vemos, la presencia de denarios de TuRIAZU de finales del grupo V y del grupo VI no concuerda con la composición del tesorillo del Cerro de la Miranda.

Este tesorillo no aparece mencionado en el repertorio del TMPI de Villaronga, pero, por su composición, parece razonable situarlo entre los tesorillos ocultados en territorio vacceo con motivo del conflicto sertoriano.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tesorillos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Tesorillo de las Filipenses

  1. Miguel Ángel. dijo:

    Me pongo al día, Francis. La verdad es que al comenzar a leer esta entrada tras la anterior del tesorillo del Cerro de la Miranda no me extraña que se pudiera pensar en que fueran el mismo ya que hay dos protagonistas comunes: el coronel Villegas y Juan Rodriguez Mora.
    Muchas gracias por esta labor de detective cultural.

  2. Pingback: Tesorillos de Palencia I, II y III | Denarios Ibéricos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s