Tesorillos (II)

Ya decíamos que la importancia del estudio de los tesorillos es crucial para el avance en el conocimiento de los denarios ibéricos.

 Voy a ir desglosando los distintos aspectos a considerar ante un tesorillo.

– Detallar la composición es clave. No siempre podremos estar seguros de que el conjunto haya llegado íntegro para su estudio: sus descubridores han podido repartirse el mismo, o haber vendido una porción del mismo, etc…

Lo primero que nos interesa conocer es si además de denarios ibéricos (que es lo que nos ocupa) hay otro tipo de monedas. La presencia de denarios romanos, cuya datación es casi siempre segura gracias a los trabajos de Crawford, nos dará muchas pistas.

También la posible presencia de dracmas emporitanas o sus imitaciones, típicamente en los ocultamientos más antiguos como es lógico.

Lo siguiente será elaborar un listado de las cecas ibéricas presentes, con sus tipos y variantes. Se debería seguir la bibliografía más actualizada, y abandonar de una vez los clásicos como el Vives (trascendentales en su momento).

Tesorillo de Alagón. Museo de Zaragoza

Tesorillo de Alagón. Museo de Zaragoza
(click para agrandar)

Terminus ante quem y post quem: Un argumento muy repetido en los estudios de tesorillos es que si entre las monedas del tesorillo se encuentra alguna con datación segura (en nuestro caso suele tratarse característicamente de denarios romanos), la más moderna de ellas nos dará el término ante quem, es decir, consideraremos a las demás coetáneas o anteriores.

Pero creo que esta regla ha de aplicarse con las debidas precauciones, y a menudo se le otorga una seguridad que no debería ser tal, aunque es cierto que cuanto más numeroso sea el conjunto de monedas datadas, más grado de certeza nos da, eso sí.

Siguiendo la metodología arqueológica, rigurosamente científica, lo que nos proporcionarían en realidad sería un terminus post quemun objeto fechable, como una moneda, procedente de un estrato o una estructura, sólo proporciona la fecha en la que o después de la que el estrato o la estructura fueron depositados.

La justificación del terminus ante quem se hace evidente cuando estructuras o estratos son cubiertos por elementos posteriores. Esos elementos posteriores ofrecen un terminus ante quem, es decir, una fecha antes de la cual los elementos anteriores deben haberse depositado. Por ejemplo, si una serie de estratos está sellada por un mosaico indudablemente del siglo IV d. C., entonces, todos los estratos bajo él deben ser del siglo IV o anteriores.

Pero un objeto incluido en él sólo da un terminus post quem. Por ejemplo, si un suelo de una casa contiene una moneda del 74 d. C. dentro de él, el suelo puede haberse construido en 74 o después. No habría que deducir de ello que los estratos bajo el suelo fueran depositados en 74 o antes.

De todos modos, ya digo que es habitual considerar la fecha del denario más moderno como el de la fecha del ocultamiento del tesorillo, lo cual al menos sirve como base de partida hipotética para su estudio.

Esto se justifica teniendo en cuenta que la labor aquí es sobre todo detectivesca, más que científica. Nos guiaremos por la lógica ante los indicios: suponemos que alguien ha atesorado monedas de plata que circulaban en ese momento y las ha escondido. Si el número de ellas es suficientemente grande podemos sospechar que la más moderna conocida sea al menos coetánea de la más moderna no datable. Pero eso sí, sólo sospechar.

yacimiento

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Generalidades. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tesorillos (II)

  1. rmonvlc dijo:

    Muy útiles las entradas sobre los tesorillos.
    Cuantas veces hemos visto mencionado en algún artículo una referencia a alguno de ellos, sin poder profundizar acerca de su contenido, fecha y lugar del hallazgo, etc…

  2. Laie dijo:

    Gracias Francis. Interesante artículo.

    El estudio en su conjunto de los tesorillos nos aportan una información muy valiosa. En el caso de los denarios ibéricos, cuando aparecen conjuntamente con denarios republicanos, nos aportan información cronológica muy útil. Pero también la mayor o menor proporción de un tipo en un tesoro, incluso la ausencia de determinados tipos que cabría esperar, nivel de desgaste.. son pistas que nos permiten extraer conclusiones.
    En el caso de una ocultación mixta, de denarios ibéricos y denarios romanos. El mas moderno de los denarios romanos es el que nos da la fecha post quaem del ocultamiento. Otros factores como los comentados anteriormente pueden ayudarnos a deducir de si la fecha post quaem del ocultamiento es mas o menos cercana a la fecha real del ocultamiento.

    • francis dijo:

      Muchas gracias por tu comentario.
      Lo que dices y unas cuantas cosas más lo tengo pendiente para desarrollar en la tercera entrega de las generalidades de los Tesorillos, próximamente.
      Un saludo
      Francis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s